Se emplean para lograr un equilibrio entre los alimentos y nutrientes que necesitamos para tener una dieta saludable Incrementando, complementando o supliendo algunos de los componentes que adquirimos a través de los alimentos